Insípido empate

Y por fin después de poco más de 2 meses de ayuno futbolístico en el balompié mexicano, el silbatazo de Erim Ramírez colegiado designado para este encuentro se dejó escuchar, los rojinegros del Atlas se presentaron una vez más ante su afición, que llena de ilusión y ánimos renovados se dejó sentir en las gradas del mítico estadio Jalisco, esperando un marcador positivo en esta jornada inaugural, donde hasta el momento del partido los visitantes se estaban llevando la función al ganar en casas ajenas en los diferentes inmuebles donde el futbol se hacía presente, hasta la noche de este sábado, solo los rayados de monterrey habían conseguido la victoria a costa de los Leones Negros, sin embargo el encuentro no sería nada sencillo ante unos Tigres que llegaban también con hambre de triunfo y un equipo muy reforzado, esperando robar los 3 puntos de la cancha tapatía.

El encuentro correspondiente a la jornada 1 dio inicio en punto de las 21:01 horas, tiempo del centro de México y fueron los de casa los que tocaron por primera vez la esférica para así llevar a buen término el cotejo, y como se esperaba los primeros minutos fueron de control de balón aleatorio, ambas escuadras llegaban al último tercio del terreno de juego rival, sin presentar mayores riesgos para los contrarios, fue hasta el minuto 15 que Guido Pizarro ganó un balón por alto ante la salida del portero rojinegro, a quien clareó con un “sombrerito” mismo que fue desviado poco antes de la línea de gol hacia tiro de esquina.

Los minutos siguientes fueron de disputa en el medio campo, con un ligero dominio de los locales que impulsados por “la fiel” eran invitados a ir al frente, sin embargo las ocasiones de gol no se veían muy claras, por lo que se optaba por el toque de balón, pero esto ocasionó el rose entre jugadores, y fue al minuto 31 cuando en un desdoble rojinegro, el mediocampista Claudio Pizarro optó por barrerse por detrás del contrincante, generando una falta y siendo amonestado por dicha acción.

Fue así como los primeros 45 minutos llegaron a su fin, con un esférico muy disputado y múltiples faltas que ensuciaron los instantes finales de la primera mitad, hasta que el colegiado designado puso momentáneo fin al encuentro disputado en el coloso de la calzada independencia.

Después del descanso los equipos regresaron con ímpetu buscando el área rival, a costa de lo que fuera, a tal grado de que al minuto 51 Marco Rubén simuló una falta dentro del área rojinegra, pero el nazareno se percató del intento de engaño y decidió amonestarlo, pero los de la sultana del norte no serían los únicos prevenidos por el central, pues 3 minutos después el delantero de la academia Enrique Esqueda también se pintó de amarillo al frenar un avance universitario por el costado izquierdo de su ataque.

Pero los dirigidos por Ricardo Ferreti no querían dejar ningún punto a los de colomos y al minuto 67 un disparo desde fuera del área sacudió el travesaño de la meta defendida por Federico Vilar. Al tiempo que ambas escuadras cocinaban sus primeros cambios, y los primeros en hacerlos efectivos fue el conjunto del norte del país, al ingresar a la cancha a Edgar Lugo sustituyendo a José Torres, mientras los locales optaron por refrescar la delantera, retirando del terreno de juego al Brasileño Maicón Leite para dejar su lugar al nuevo rojinegro Edy Brambila.

Los de Zuazua se complicaron solos las acciones más adelante, pues en una dura entrada en el centro del campo, Marco Rubén se hizo expulsar al observar por segunda vez en el encuentro el cartón preventivo, para dejar así a su escuadra con 10 hombres en el terreno de juego, pero no por eso los regios bajaron los brazos, y el timonel del equipo se dejó observar pleno en su búsqueda de los 3 puntos al realizar un nuevo cambio en la zona ofensiva del equipo, al ingresar a Hércules Gómez en lugar de Emanuel Villa.

Los de casa quisieron hacer valer su superioridad numérica, realizado un nuevo cambio nuevamente en pro de su ofensiva, esta vez enviando a descansar a Amaury Ponce e incorporando al terreno de juego a Edson Rivera, en búsqueda del gol que les diera tranquilidad y les permitiera manejar de manera más clara el encuentro, y minutos después echaron toda la carne al asador al enviar al repatriado refuerzo Juan Carlos Medina en lugar de Alfonso González.

Los minutos finales no fueron diferentes a los de la segunda mitad, y los 27,174 aficionados que ingresaron a presenciar el encuentro tuvieron que conformarse con observar cómo se daba el primer empate sin goles en el torneo, con ambas escuadras voluntariosas pero desatinadas en el último toque a la portería, por lo que tendrían que esperar una semana más para ver probablemente a su escuadra ganar su primer encuentro hasta la jornada 2, cuando el atlas visite a monarcas Morelia, mientras que Tigres recibirá en Monterrey al vigente campeón, los panzas verdes de León.

Escritor:Moises Gomes

mmoreno

Comments are closed.

%d bloggers like this: