Es mucho Diablo para tan poco exorcista. Sinha levanta la mano primero. Tejada lo sigue en el festejo minutos después.Tiago remata la obra en la agonía. Toluca es líder general.Atlas no encuentra la salida a su crisis. El campo, que encumbra o derrumba con la honestidad de la pelota, hace evidentes las diferencias. Es visitante y viste de blanco, pero el equipo de Enrique Meza se adueña del Jalisco para llevarse la victoria por 3-1.

El arranque del encuentro demuestra la generosidad del esférico, que permite a dos equipos tan desiguales, verse parejos por algunos minutos. Los Zorros intentan con un disparo de Luis Bolaños, que pasa cerca del poste derecho, al ‘13. Toluca responde cuatro minutos más tarde, con una pelota larga que Carlos Esquivel alcanza para rematar con un zurdazo demasiado cruzado.

Hasta ahí llega el aguante rojinegro. El esfuerzo por mantener equilibrado el partido ante un rival que, antes de este encuentro, le duplica los puntos (10 contra 20). El Diablo aparece al ’18. No hay exorcista capaz de sacarlo del Estadio Jalisco.

Lucas Silva, de mucha participación al frente, encuentra con la mirada a Sinha. Le toca sin dudar. El área no está hecha para los que quieren, sino para los que saben. Y Antonio Naelson es un viejo lobo. Se las sabe toda. Ahí, en ese pequeño espacio, hace se saca de la imaginación una finta que sirve para quitarse al marcador. Luego, de zurda, define el 1-0. La Perra Brava, detrás del arco sur se quita las camisas. El brasileño naturalizado mexicano grita el gol.

Hay descontrol en el cuadro local. Luis Tejada estrella un potente derechazo en las redes, por fuera del arco que defiende Miguel Pinto, al ’22. Dos minutos después, el panameño no perdona. Conoce el área. Explota dentro de ella.

Una combinación ya conocida: Sinha toca para Lucas Silva, por el costado derecho. El brasileño desborda. Dentro del área, cede retrasado. Tejada define. Lucas Ayala se barre y alcanza el esférico, que sigue lentamente su camino hacia el arco. Despacio. Rueda poco a poco, hasta cruza la línea. Toluca se pone 2-0, al ‘24. El panameño celebra frente a la Perra Brava. Ha llegado a México con la mira afinada y la pólvora seca: dos partidos, dos goles.

Cuando Atlas intenta reaccionar, Toluca demuestra que no es diablo de un solo trinche. Tiene muchas armas. No sólo a la ofensiva. Alfredo Talavera aparece cuando es requerido. Resuelve con atingencia al ser exigido. Da tranquilidad a los dirigidos por Enrique Meza. Al ’31, vuela para enviar a tiro de esquina un tiro leja no de Luis Bolaños. Arquero seguro.

En la parte complementaria, Tomás Boy corrige el mal parado de su equipo. Por obligación, se lanza al frente. El partido aumenta en dinámica. Ida y vuelta. Atlas se encuentra con una doble opción: primero, Matías Vuoso remata con potencia, Talavera rechaza; enseguida, en el contrarremate, Flavio Santos dispara, el arquero visitante sale valiente y tapa el esférico, al ’57.

Cuando Atlas encuentra las redes, la acción se anula por fuera de lugar. Héctor Mancilla desahoga la frustración en un grito, al ’69. Toluca responde un minuto más tarde: Sinha controla dentro del área. De nuevo, frío en esa zona. Decide globear. Miguel Pinto salva con un manotazo.

Toluca tiene para “matar” el encuentro, pero Carlos Esquivel vuela un potente remate, dentro del área, al ’79. Da vida al Atlas, que aprovecha la cortesía. Héctor Mancilla encuentra otra vez un espacio en el área. Recibe y define. Rápido como buen delantero. La pelota al fondo. Los de casa se acercan, al ’84. El 2-1 da emoción a los instantes finales.

El conjunto local se entrega al vertiginoso deseo de ofender. Toluca sabe aprovechar. Más sabe el Diablo por viejo… Controla el ímpetu rojinegro y en tiempo de compensación, con el Atlas completamente abierto, Wilson Tiago escapa solo por la izquierda, encara a Pinto y define con tranquilidad el 3-1 definitivo.

Así, el cuadro mexiquense saca una importante victoria con la que llega a 23 puntos, en la cima de la clasificación. Atlas, en cambio, todavía no conoce la victoria en casa durante el Apertura 2012. Con Tomás Boy en la banca acumula, en total, tres empates y una derrota. Su crisis no encuentra la salida.

mmoreno

Comments are closed.

%d bloggers like this: